¿Quiénes somos?

Presidente - Hoteles Sierra Madre mx

SKIP MCWILLIAMS

Viviendo con la naturaleza… con tus amigos una experiencia en la tranquilidad de la sierra tarahumara. tu oportunidad de conectar con nuestros orígenes.

Bosques

Vinos y Veredas
Nuestro ser mantiene el anhelo de conocer nuestras raíces. Aquí en la sierra, despertamos en cuerpo y mente una conexión real. Diariamente estamos inmersos en determinadas actividades porque queremos beneficiar a nuestra sociedad. Participamos de una realidad consensuada. La realidad consensuada es extremadamente útil. Pero está lejos de la realidad de los elementos; de aire, agua, tierra y fuego, de nuestros orígenes y nuestras raíces.

Aquí en la sierra, sentimos la realidad del frío de la madrugada en la cara y las manos. No es un momento irrelevante entre la casa y el coche; aquí el frío de la madrugada nos envuelve y nos envuelve. Se nos impone como una necesidad precipitarnos al calor del comedor por las gruesas tortillas hechas a mano por María Cruz. Pasamos una tortilla de una mano a otra varias veces, para que nuestras manos disfruten del calorcito y finalmente la colocamos contra nuestra mejilla.

Aquí sentimos la realidad del cansancio de la subida a uno de los cien senderos rotos, y volvemos a casa, agotados por las piernas, pero con el ánimo renovado. Nos damos un buen baño y nos sentamos en el porche a escuchar el río, entendiendo sin palabras ni pensamiento lo que somos.

Aquí no hay luz eléctrica, ni señal de celular, ni wifi ni televisión; aquí la única realidad de la noche es la oscuridad, la fogata y la guitarra de Calixto, nosotros junto a nuestros seres queridos bajo la vía láctea.

Aquí, por un momento, dejamos atrás el mundo de las palabras y las instituciones humanas.

Aquí Dios no es una Abstracción Así es, eso es todo lo que hay que hacer

Estableciendo Bosques

Para personas de mentes afines. Para compartir mis experiencias personales en la sierra.

Empecé en un lugar a media hora del pueblo de Creel, rodeado de ranchos indígenas. Los rarámuri me ofrecieron la posesión de un edificio de adobe y troncos que construyeron hace 52 años. De hecho, doña Luz Corral de Villa estuvo presente y firmó la dedicatoria original del edificio. Lo acondicionamos con baños y fontanería nuevos, conservando el espíritu rústico de los troncos barnizados, la línea irregular del techo de chapa y los calentadores de leña. Es nuestro privilegio que los empleados sean nuestros vecinos y muchos detalles de su comida indígena aparecen en las comidas.

Todo está enfocado a dejar atrás nuestra vida cotidiana de ciudad. El ambiente del lugar es muy rústico y auténtico, nada “llamativo” porque queremos entrar en contacto con la naturaleza. Sin embargo, no somos ni ascetas ni mapaches. Nos permitimos ciertos toques de lujo en las habitaciones como batas y toallas de algodón, sábanas de franela, edredones y almohadas de plumas; en el comedor, prepárate para saborear suculentas comidas y las originales sopas de Marta Cruz, afina tu oído con la guitarra de Calixto y en la fogata degusta finos vinos de Baja California, Chile y Michigan. Descubre etiquetas locales del Valle de Encinillas y la casa Pinesca entre otras delicias.

En “Bosques” te ofrezco la oportunidad de tener una experiencia íntima con la naturaleza. Pudo haber sido don Miguel Ruiz quien dijo: nuestros antepasados ​​tenían el poder de hablar a las montañas. Si es así, ¡ven, las montañas tienen algo que decirte!